Así será el rascacielos de madera más alto del mundo

Así será el rascacielos de madera más alto del mundo

300 metros de altura. 80 pisos. 93.000 metros cuadrados. El centro de la city de Londres es el lugar elegido para situar el que será el rascacielos en madera más alto del mundo.

¿Vivirías en un rascacielos de madera? La pregunta parece una locura, pero tal vez dentro de unos años los ciudadanos de Londres deban planteársela. Siempre que el proyecto Oakwood Tower, en el que trabaja el Departamento de Arquitectura de la Universidad de Cambridge junto al estudio PLP Architecture y los ingenieros Smith y Wallwork, se convierta en realidad.

Una torre de más de 300 metros y 80 pisos de altura, el que será el rascacielos en madera más alto del mundo. Lejos todavía de los 828 metros del Burj Khalifa de Dubái, la Oakwood Tower se convertiría en el segundo edificio más alto del Reino Unido y de la Unión Europea, solo un escalón por debajo de los 306 metros de The Shard.

Timber Tower River Daytime

La Oakwook Tower, con 300 metros de altura, sería el segundo edificio más alto de Londres

1.000 nuevos apartamentos en el centro de Londres

Con 1 millón de metros cuadrados de superficie, la torre albergaría 1.000 apartamentos en el centro de Londres, integrados en el Barbican. El motivo es que, como explica Michael Ramage, director del Centro de Innovación con Materiales Naturales de la Universidad de Cambridge, “si Londres quiere sobrevivir, debe aumentar su densidad de población. Una forma es construyendo edificios más altos”.

Miguel Nevado, consultor especializado en ingeniería estructural en madera, considera el proyecto tecnológicamente posible, pues se cuenta con el conocimiento científico-técnico necesario, pero podría no ser económicamente competitivo por la ausencia de experiencia en edificios similares. “Posiblemente habría que disponer de un cierto número de experiencias con edificios entre 100 y 150 metros para poder llevar a soluciones optimizadas en un edificio de 300 metros”, apunta Nevado, en consonancia con el propio Ramage, que subraya que es un edificio a una escala que no se ha intentado construir antes.

View from Above

Los beneficios de la madera

El empleo de la madera como material de construcción es un campo de gran interés por todos los beneficios que tiene asociados: es un recurso renovable, reduce los tiempos de construcción, los costes y también el peso de los edificios En el caso de la torre Oakwood, la estructura en madera sería cuatro veces más ligera que su equivalente de hormigón.

Eso sin hablar de los beneficios ambientales. El proyecto utilizaría unos 65.000m³ de madera en su construcción y eliminaría las emisiones de cerca de 50.000 toneladas de CO2, lo que equivale a las emisiones anuales de 5.000 londinenses.

Si ahora estáis pensando en el fuego, ya podéis sacaros la idea de la cabeza. Un edificio en madera no tiene mayor riesgo de incendio que uno de acero y hormigón. De hecho, la Oakwood Tower no solo cumpliría todas las normativas antiincendios que están en vigor sino que las superaría. Y para los que aún duden de su resistencia al paso del tiempo, un paseo por los edificios históricos londinenses debería bastar para convencerse de lo contrario.

Timber Tower Barbican View

La madera, buena para la salud

Desde el Centro de Innovación con Materiales Naturales defienden que la madera y los materiales naturales están siendo infrautilizados, a pesar de que según sus estudios la gente prefiere los edificios en materiales naturales a las torres de acero y hormigón.

Pero además, investigaciones recientes demuestran que los edificios en madera pueden tener efectos positivos sobre sus ocupantes; que los niños escolarizados en escuelas con estructuras en madera tienen un mejor rendimiento  que los que son escolarizados en edificios de hormigón y que el uso de la madera vista en hospitales ayuda a la recuperación de los enfermos.

Timber Tower River at Night

Transformando el rostro de las ciudades

En este sentido Kevin Flanagan, socio de PLP Architecture, apunta que “los edificios en madera cuentan con el potencial arquitectónico para crear una experiencia urbana más agradable, tranquila, sociable y creativa. La utilización de la madera podría transformar la manera en la que construimos la ciudad”.

Porque si en un principio los edificios en madera copiaban las formas de las construcciones de acero y hormigón, ahora se busca ya la creación de nuevos patrones de diseño que redefinan la estética pero también la estructura de las construcciones.  La madera está llamada a revolucionar la construcción en el siglo XXI igual que las innovaciones en acero, vidrio y hormigón revolucionaron la construcción en los dos últimos siglos. Para Simon Smith, ingeniero de Smith y Wallwork, “solo es cuestión de tiempo que se construya el primer rascacielos de madera”.

Deja un comentario

*Por favor complete todos los campos correctamente