La bioconstrucción está de moda. ¿Quién no quiere que su casa sea saludable? Sólo hay que mirar al pasado y volver a emplear materiales sostenibles, como hacían nuestros abuelos: materiales naturales y de producción cercana. Estos son algunos de esos materiales libres de tóxicos, perdurables y reciclables con los que iniciarse en la biocontrucción, reduciendo la huella de carbono del edificio y cuidando nuestra salud.

Una casa de paja

Con la empresa vasca Ecopaja no te pasará como en el cuento de los tres cerditos. Sus viviendas ecoeficientes a base de módulos de paja que pudimos ver en la última edición de la feria Berdeago de Bioconstrucción nos han conquistado. Larixhaus es otro ejemplo de casa diseñada y construida con entramado de madera y paja, pero que además cumple los requisitos del estándar Passivhaus.

ConnectionsbyFinsa_bioconstruccion_ecopajaConnectionsbyFinsa_bioconstruccion_larixhaus

Fotos: Ecopaja / Passivhaus Institut

Bambú

No está hecho para construir una casa en Noruega, pero la construcción en bambú se adapta perfectamente a los climas de regiones asiáticas. En Bali encontramos ejemplos fabulosos creados por IBUKU como esta guardería, y muchos más en la primera Bienal Internacional de Arquitectura en Bambú, celebrada en 2017 en China.

ConnectionsbyFinsa_bioconstruccion_bienal_bambu_julienlanooConnectionsbyFinsa_bioconstruccion_guarderia_jose tomas franco

Fotos: Julien Lanoo, Bamboo Biennal / José Tomás Franco, Green School, IBUKU.

Casa de tierra hecha a mano

La Escuela de Rudrapur en Bangladesh es un ejemplo de bioconstrucción hecha a mano. Las arquitectas Anna Heringer y Eike Roswag proyectaron y ejecutaron con la ayuda de la población local una escuela que emplea métodos y materiales de construcción tradicionales mejorados, para contribuir a la sostenibilidad.

Foto: Kurt Hoerbst.
Foto: Kurt Hoerbst.

Del adobe al Superadobe

La existencia de una Red Iberoamericana de Arquitectura y Construcción con Tierra demuestra la demanda para vivir en casas diseñadas con tierra y madera como principales elementos. El iraní Nader Khalili dio un paso más y creó el “super adobe”, capaz de superar los test antisísmicos más exigentes.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies